Cómo superar una infidelidad

Cómo superar una infidelidad

- admin

Una de las mayores dificultades que nos podemos encontrar dentro de una relación es aprender a superar una infidelidad, algo que evidentemente no es nada sencillo, pero existen algunos trucos que nos permitirán seguir con nuestra vida y evitar que la situación nos afecte. Superar una infidelidad es posible En primer lugar debemos tener muy claro que muchas personas con las que nos cruzamos día tras día se han visto obligadas a superar una infidelidad en un momento dado. Evidentemente no todas las relaciones estaban igualmente consolidadas, pero lo cierto es que tenemos que meternos en la cabeza que superar una infidelidad es posible. Independientemente de si decidimos seguir compartiendo nuestra vida con la persona que nos ha hecho daño como si optamos por dar la vuelta a nuestro futuro, en todo caso existen posibilidades para mejorar nuestras sensaciones. Si no podemos hacerlo individualmente también existe la posibilidad de acudir a terapias donde se trata este problema. Tomar las decisiones en frío También es muy importante que en el caso de que nos encontremos con una infidelidad tengamos muy claro que las mejores decisiones se toman en frío. Es normal que los primeros días sintamos ira, nos desesperemos, no podamos contener nuestra rabia o incluso nos embargue la pena; por esa razón puede ser interesante tomarnos un tiempo y analizar la situación para sacar una conclusión más realista. La honestidad ante todo En este sentido también debemos ser honestos con nosotros mismos, y analizar si realmente sentimos lo que creemos sentir por nuestra pareja o quizás sea el momento de optar por empezar una nueva vida. Por parte de la persona que ha engañado también debe haber honestidad, es decir, el afectado necesita que seamos sinceros, ya que de lo contrario la herida siempre permanecerá abierta, y lo único que haremos será aumentar el dolor y hacerlo infinito.

El amor y la crisis

El amor y la crisis

- admin

El amor y la crisis muchas veces se dan tortas, y como prueba podemos observar que en estos años en los que la economía familiar ha decaído bastante, muchas parejas han acabado separándose pese a que en el fondo se siguen queriendo. A continuación vamos a analizar algunos aspectos que consideramos que influyen en el hecho de que el amor y la crisis puedan acabar separando a dos personas. El ideal de felicidad Uno de los mayores engaños que podemos experimentar en la actualidad es un falso ideal de felicidad. Si nos paramos a pensar, estamos rodeados de promesas que realmente nunca se llegan a cumplir. Por ejemplo, no nos hace falta más que encender la televisión y observar cómo durante la publicidad o inclusive durante cualquier tipo de serie, película, etc. vemos el modo en el que tanto la belleza física como la del bolsillo se convierten en los elementos imprescindibles para ser felices. Si no conduces un coche caro no serás tan feliz como el que sí tenga la posibilidad de hacerlo, si tu cara no es perfecta, nunca encontrarás al amor que te mereces, si tu cuerpo no es una escultura de Rodin, tampoco lograrás tus metas… Un trabajo es considerado como una penuria mientras que otro que requiere menos esfuerzo es considerado como digno de una alta sociedad inexistente en el día a día común pero sí en las mentalidades de los que padecemos estas bombas de racimo. Por una parte es entendible que la publicidad y el consumismo nos ataque de esta manera, ya que es la mejor forma de conseguir vender; gran parte de los que tienen coches caros no los tendrían si no lo relacionasen con la felicidad, y lo mismo ocurre a la hora de elegir un trabajo, una dedicación, nuestros hobbies , etcétera. Intentamos pertenecer a algo en lo que consideramos que nos encontramos, pero lo cierto es que por mucho que le intentemos nunca llegaremos alcanzar, ya que las metas siempre irán en ascenso. Por ejemplo, si tengo un coche de 10.000 € y pienso que la felicidad me llegará cuando tenga uno de 35.000 €, en el momento en el que consiga este segundo pensaré que la felicidad está en el de 50.000 €, y después en el de 100.000 €, y así seguiremos subiendo y llegará la muerte mucho antes que la felicidad. Lo mismo ocurre a la hora de elegir qué es lo que queremos estudiar, que es lo que queremos ser en nuestra vida. La sociedad nos empuja a elegir entre determinados trabajos que puedan estar a nuestro alcance. Por ejemplo, muchos recordamos que hace no demasiado estudiar determinadas carreras como es el caso de medicina o derecho se consideraban muy prestigiosas, cuando en realidad lo único que se estaba consiguiendo es que gente sin verdadera vocación optase por las mismas tan sólo por el prestigio mientras que los puestos comenzaban a saturarse hasta el punto que muchos de los que se esforzaron en llegar a su meta tardaron años y años en conseguir una plaza fija y un puesto digno. Esto mismo ocurre con la ropa y con cualquier elemento que nos rodea; es decir, idealizamos las cosas que no tenemos y cuando las alcanzamos, en lugar de pensar que ya hemos llegado a lo que buscábamos, lo que hacemos es idealizar el siguiente escalón, y así es imposible que una persona sea feliz, y eso se traduce a que una pareja acaba rompiéndose debido a que no tenemos la capacidad de llevar la relación adelante. El instinto animal Otro factor importante en este sentido es nuestro propio instinto animal. Tanto hombres como mujeres somos iguales en base, pero tenemos características que nos diferencian ya sea por las costumbres, por nuestras capacidades, etcétera. El caso es que muchas veces las parejas se rompen porque fallan las expectativas que uno había puesto sobre el otro. Por ejemplo, uno de los errores más frecuentes en este sentido es que intentamos buscar la pareja perfecta, y lo cierto es que esa pareja no existe, ni nunca llegará. Todos tenemos defectos y virtudes, y en nosotros que da la posibilidad de poner estos dos conceptos en una balanza y analizar si realmente podemos ser felices con esa persona. Si volvemos de nuevo al punto anterior relacionado con la influencia de la sociedad sobre nuestra personalidad y la necesidad de tener siempre más para ser felices, veremos que es muy sencillo darnos cuenta de que en este sentido se repite la misma situación. Por ejemplo, una pareja que se casa en un momento de abundancia económica y que se acostumbra a realizar determinadas actividades en común o a disfrutar de determinadas cosas que posteriormente y debido a un descenso en los ceros de la cuenta bancaria ya no pueden disfrutar. Aquí hemos creado un punto de partida que en este caso sería bastante alto; pero debemos tener en cuenta que no hay nada que sea para siempre, y en el momento en el que subimos de ese punto, la “felicidad” parece aumentar (aunque es tan sólo un espejismo), pero en el momento en el que bajamos de dicho nivel empiezan a aparecer los problemas dentro del seno familiar. Los verdaderos problemas económicos En tercer lugar nos encontramos cuando una familia tiene verdaderos problemas económicos, y este es el momento en el que el amor y la crisis pueden afectarnos de una forma más directa y realista. Por ejemplo, cuando no hay suficiente dinero para comprar comida o incluso para poder pagar un techo bajo el que refugiar a los tuyos. Aquí sí es cierto que ya no estaríamos hablando de la enajenación y de la necesidad de tener lo que en un primer momento no se puede tener, sino que las dificultades reales nos llevan a tomar una decisión. Muchas veces esta decisión no es suficientemente estudiada y realmente no es fundada, porque dos personas juntas tienen más capacidad para conseguir vencer una situación de este estilo que si deciden separarse y añaden a la crisis económica un dolor interno que hace descender la motivación y por tanto incluye una nueva piedra en el camino que hay que sortear. A menudo estos casos se revierten con el paso del tiempo, y es que muchas veces nos damos cuenta tarde de que nos hemos equivocado. Evidentemente estamos hablando de aquellas situaciones en las que ambos miembros hacen lo posible por salir adelante, al igual que en determinadas circunstancias en las que la presión psicológica puede llevarnos a querer salir de un atolladero pero no encontramos las fuerzas ni conseguimos alcanzar a ver el sistema que tenemos que seguir para lograrlo. El amor y la crisis… Y el modo de ver la vida Otro aspecto interesante y que demuestra y basa lo que estamos comentando es que por norma general los índices de felicidad son más altos en aquellos países menos prósperos. Evidentemente, en un país desarrollado contamos con la ventaja de poder adquirir prácticamente todo lo que imaginemos, pero también nos acabamos en casi ando y finalmente centramos nuestra vida en lograr cosas materiales, en conseguir lo que todavía no tenemos… Y al final estamos dejando de lado lo que verdaderamente es importante en nuestra vida, que es el amor dentro del seno familiar, el amor hacia las personas que nos rodean y el hecho de levantarnos cada mañana sintiéndonos satisfechos con lo que hemos conseguido y fundamentalmente por todo lo que nos hemos esforzado.

Me estoy desenamorando

Me estoy desenamorando

- admin

Últimamente empieza a ser consciente de que me estoy desenamorando, y la verdad es que nunca antes había pensado que esto pudiese ocurrir, pero la vida da muchas vueltas y por desgracia he sido testigo de esta realidad tan dolorosa. Me estoy desenamorado de ti

Consejos para sanar una relación

Consejos para sanar una relación

- admin

Si queremos sanar una relación tenemos que tener presentes algunos consejos muy prácticos que hemos reunido en esta ocasión para vosotros y que esperamos que os ayuden a lograr que vuestra relación ascienda de nuevo a ese punto mágico en el que sentís que habéis nacido el uno para el otro. Olvidar los problemas Una de las principales razones por las que aparecen problemas dentro de una relación es que con el paso del tiempo van surgiendo diferencias entre ambos que en ocasiones pueden incluso complicarse en exceso. Muchas veces estas diferencias se basan en elementos que realmente no son tan importantes, pero vamos dándoles una importancia exacerbada muchas veces incluso por propia cabezonería. Por esa razón tenemos que conseguir diferenciar entre lo que realmente puede convertirse en un problema en la relación y los casos que únicamente se basan en diferencias pequeñas pero que realmente no afectan tanto a nuestras vidas como nos pueda parecer en el momento. Cada vez que tengamos una discusión tenemos que dedicar un tiempo para solucionar dicha diferencia, pero el resto del tiempo lo olvidaremos por completo y nos dedicaremos a querernos porque, al fin y al cabo, es la mejor forma de ser felices. No debemos idealizar a nuestra pareja Muchas veces, cuando conocemos una persona, en cierto modo no nos desagrada del todo que nos idealizen; que nos vean como personas inteligentes, cariñosos, que nos esforzamos, etcétera. No obstante esta situación puede convertirse en nuestra contra especialmente cuando ya establecemos una relación seria con otra persona. No debemos olvidar que todos tenemos buenos y malos momentos, y aunque en un principio podamos ser muy eficientes en nuestro día a día, tarde o temprano acabaremos fallando en una u otra cosa, y esto tan sólo degenerará en frustración y hará que tengamos la sensación de que realmente las cosas no eran tan bonitas como imaginábamos. Pedir perdón cuando sea necesario La mayor parte de personas solemos ser bastante cabezones, y eso nos lleva a darnos cuenta de que en determinados momentos nos equivocamos pero no tenemos la capacidad de recular y pedir disculpas a nuestra pareja. Pero si queremos sanar una relación es importantísimo que sepamos dar marcha atrás y reconocer nuestros errores. Establecer una buena comunicación para sanar una relación Finalmente es evidente que si queremos sanar una relación es importantísimo que establezcamos una buena comunicación entre nosotros. En este sentido no sólo entra a formar parte el hecho de saber lo que siente la otra persona sino también la forma en que nosotros expresamos nuestros sentimientos o incluso la capacidad que podemos tener para decir que no cuando es necesario. Muchas veces (y en este sentido podríamos encajar la idealización de la pareja) lo que hacemos es crear un vínculo emocional y tener miedo a que acabe rompiéndose, y por ello nos convertimos en auténticos esclavos de las necesidades y sentimientos de la otra persona. Este es un error importante que sin duda alguna puede acabar destrozando nuestra relación.

Aprovecha las vacaciones para mejorar la relación de pareja

Aprovecha las vacaciones para mejorar la relación de pareja

- admin

Es importante que hagamos todo lo que esté en nuestra mano para mejorar la relación de pareja. Y concretamente vamos intentar aprovechar estos días de vacaciones en los que disponemos de más tiempo libre y tenemos la posibilidad de apretar esas tuercas que se han ido aflojando con el paso del tiempo. Mejorar la relación de pareja dedicando tiempo Debemos tener en cuenta que nos encontramos de vacaciones, y por esa razón disponemos de bastante más tiempo libre para nosotros. Es evidente que en estas temporadas necesitamos dedicar una parte de dicho tiempo a realizar aquellas actividades que no hemos podido llevar a cabo a lo largo de las jornadas lectivas, y también es muy probable que tengamos algunas obligaciones y para ello aprovechamos estos días más tranquilos y libres. Pero el caso es que debemos ser conscientes de lo necesario que es el hecho de dedicar un tiempo suficiente a nuestra pareja. Por ello tenemos que organizarnos de la mejor forma posible y procurar disfrutar de estos días con la persona a la que amamos. Reactivar la vida social Otro aspecto muy importante para mejorar la relación de pareja es conseguir disfrutar de una vida social activa y que podamos compartir entre ambos. Muchas veces no somos conscientes de lo importante que es contar con gente a la que queramos y que nos quiera a nuestro alrededor, pero en el momento en el que empezamos a dejar de lado la vida social empieza a hacerse patente que hay algo que falta en nuestras vidas. Por ello, en estas vacaciones no solo tenemos que dedicarnos tiempo como pareja sino también para recuperar el contacto con aquellos amigos a los que hace tiempo no vemos y organizar actividades todos juntos que nos ayuden a vivir nuevas sensaciones y pasar ratos muy amenos. Nuestra vida en pareja nos lo agradecerá. Dejar de lado las discusiones Cuando vivimos con otra persona es muy habitual que surjan situaciones en las que no nos ponemos de acuerdo entre nosotros. El caso es que todo esto nos lleva a acabar discutiendo y enfrentándonos, lo que con el paso del tiempo acaba deteriorando mucho la relación. Por esa razón, en estos días de vacaciones vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para dejar de lado todo aquello que pueda dar lugar a controversia. Vamos a intentar aprovechar al máximo el tiempo y ya tendremos lugar de solucionar los pequeños problemas en el momento adecuado. Volver a recuperar nuestros sentimientos Con el paso del tiempo también es bastante frecuente que nos acostumbremos a compartir nuestra vida con la persona a la que amamos. Esto puede convertirse en un arma de doble filo, ya que nos olvidamos de demostrar a nuestra persona amada lo que sentimos por ella e incluso acabamos acostumbrándonos, lo que puede llegar a que con el paso del tiempo perdamos todos esos ingredientes fantásticos que nos permiten mantenernos unidos. Por esa razón vamos a aprovechar estas vacaciones para mejorar la relación de pareja, y empezaremos volviendo a sentir todo aquello que nos hacía estar totalmente convencidos de que estamos hechos el uno para el otro. Dejar de lado el estrés y las obligaciones laborales Otro error frecuente y que noes precisamente nos ayuda a mejorar la relación de pareja es el hecho de que cuando nos encontramos en vacaciones no conseguimos desconectar por completo. Muchas veces esto puede ser inevitable, especialmente para aquellos que regentan algún negocio, empresarios y autónomos en general. Si no conseguimos encontrar la forma de olvidarnos por completo del trabajo, lo mejor que podemos hacer es recurrir a algunos trucos que nos ayudarán a dedicar el tiempo íntegramente a nuestra pareja y disfrutar así de un renacer en nuestro amor. Uno de ellos puede ser viajar a un lugar tranquilo donde eres conectemos por completo. Para ello puede ser interesante no disponer de conexión a Internet e incluso apagar nuestro teléfono móvil. Si aun así nos vemos obligados a encender en algún momento, casi lo más interesante sería dejarlo en casa antes de salir. Siguiendo estos consejos veremos que podremos mejorar la relación de pareja durante estas vacaciones.

Siento que ya no le quiero

Siento que ya no le quiero

- admin

Ya no le quiero, y no es ningún secreto, porque lo cierto es que hemos intentado volver a recuperar el tiempo perdido, recuperar también las sensaciones y las experiencias que un día nos unieron pero que poco a poco han ido convirtiendo nuestra vida en algo excesivamente monótono. Ya no le quiero

Necesito desenamorarme de él

Necesito desenamorarme de él

- admin

En la vida experimentamos muchas sensaciones distintas, tanto buenas como malas, y en esta ocasión me temo que necesito desenamorarme de él, porque las cosas no han ido transcurriendo como deberían y muchas veces es mejor saber cuándo hay que dar un paso atrás y recuperar la esperanza de ser feliz en la vida. Desenamorarme es el único camino

La oxitocina y sus riesgos

La oxitocina y sus riesgos

- admin

El tema que vamos a tratar hoy está relacionado con la oxitocina, también conocida como la hormona del amor, analizando algunos de los efectos que produce en nuestro cerebro La oxitocina y su doble juego La oxitocina sin duda alguna es una sustancia que cuenta con una fama innegable, pero lo cierto es que, al igual que puede ofrecernos algunas ventajas indiscutibles, también puede convertirse en un pequeño inconveniente en nuestra relación. Antes de hablar sobre ello debemos saber que esta sustancia se produce en una zona de nuestro cerebro conocida como hipotálamo, y es la responsable de los muy distintos tipos de amor, es decir, los que unen a dos personas, a una madre con su hijo, a dos amigos, etcétera. En esencia, la oxitocina nos ayuda a ser más felices y tener una mejor relación con nuestro entorno, reduciendo así la ansiedad social. Los peligros de la oxitocina No obstante, al igual que cuenta con aspectos positivos, un grupo de investigadores de la Universidad de Negev en Israel con la colaboración de la Universidad de Amsterdam ha conseguido demostrar que la oxitocina también tiene sus puntos en contra. En esta investigación contaron con un total de 60 hombres que fueron divididos en 20 equipos de tres individuos, los cuales tenían que adivinar los resultados obtenidos tras lanzar 10 veces una misma moneda. Cada vez que acertaban obtenían 0,30 €, los cuales tenían que repartir con el resto del equipo, aunque hay que tener en cuenta que tan sólo uno de ellos sabía el resultado, por lo que podían mentir a sus compañeros. Fue entonces cuando a una parte se le aplicó una dosis de oxitocina y al resto se les añadió un placebo. A partir de aquí se pudo demostrar que aquellos que habían recibido la oxitocina mentían más que los que habían utilizado el placebo. Por esa razón se considera que la oxitocina nos empuja a mentir más a las personas que hay a nuestro alrededor.

Consejos para mantener el amor en el hogar

Consejos para mantener el amor en el hogar

- admin

A continuación vamos a detallar algunos consejos para mantener el amor en el hogar, ya que aquí es donde se desarrolla gran parte de nuestra vida y el lugar en el que compartimos algunas de las mejores experiencias con nuestros amigos y familiares. Ser justos en el reparto de las tareas domésticas Lo primero y más importante es que debemos tener en cuenta que en el hogar todos debemos colaborar. Esto significa que tanto el hombre como la mujer y tanto el adulto como el niño, todos son responsables de mantener la casa en perfectas condiciones. En este sentido se repartirán las tareas domésticas también en función de los horarios de cada uno, dedicando un mayor tiempo a esta labor las personas y días en los que no tengan que salir para llevar a cabo otras obligaciones. Controlar adecuadamente los gastos En la actualidad es frecuente que en muchos hogares existan dificultades para llegar a final de mes. Por esa razón debemos gestionar bien los ingresos y los gastos con el objetivo de evitar quedarnos sin dinero antes de tiempo. En este sentido todos debemos sacrificarnos y poner de nuestra parte. Debemos tener en cuenta que el dinero es hoy en día una de las principales razones por las que muchas familias acaban en ruptura. Dedicar tiempo a la familia Finalmente, uno de los mejores consejos para mantener el amor en el hogar es que todos los miembros deben reunirse con cierta frecuencia. La hora de comer puede ser el momento ideal, aunque a lo largo de la semana también tendremos que sacar momentos en los que compartamos nuestras experiencias y vivencias con el resto de los miembros de nuestra familia.

Creo que ya no estoy enamorado

Creo que ya no estoy enamorado

- admin

Creo que ya no estoy enamorado, y la verdad es que me cuesta saber qué es lo que realmente ocurre en mi interior porque quizás ya no tengo la capacidad de distinguir por el hecho de haberme acostumbrado a tu presencia.   Ya no estoy enamorado de ti